3 errores que debes evitar cuando usas tu aire acondicionado

Ya tengas un aire acondicionado Ferroli o de otra marca, de primera calidad o de eficiencia C (aunque mejor la A+++). Sea como sea. Hay algunas cosas que debes tener en cuenta para tener bien controlada la temperatura de tu casa y también el gasto que te traerá la factura a final de mes. Te contamos esos truquillos que igual te hayan pasado por alto hasta ahora.

El termostato, en el lugar adecuado

Es importante que el termostato no esté en zonas de corriente de aire, como cerca de puertas. Tampoco debes ponerlo en zonas donde haga más calor de lo normal, como cerca de la cocina o de bombillas incandescentes. De ese modo no te estaría dando una medida fiable del calor o frío que hace en la casa y no podrás regular bien la temperatura de tu aire acondicionado, quizás gastando de más.

Dónde instales el aparato de aire acondicionado, cuenta

Sucede un poco como con el termostato. En este caso no de cara a la monitorización sino para que el aparato Ferroli funcione perfectamente. ¿Por qué? Porque si el aparato de aire está directamente expuesto a los rayos del sol muy probablemente no funcione al máximo rendimiento, llegando al caso de que pueda apagarse. Así que búscale un lugar un poco aislado. Por otra parte debes asegurarte de que el aparato (un tipo split por ejemplo) tiene suficiente espacio para que el aire circule y el aparato pueda funcionar adecuadamente. También tienes que vigilar que los filtros no queden bloqueados por ningún objeto.  

No aprovechar el frío residual

Esto es un truco que en cierto modo se nutre de la cocina. Y los que cocináis veréis por qué. Cuando estamos cocinando y nos queda poco que guisar, algo que se hace habitualmente es apagar el fuego y dejar que la comida se acabe de hacer con ese calor “sobrante” o residual. Así no malgastamos gas o electricidad y el plato queda igual de bien guisado.

Pues con el aire acondicionado pasa lo mismo: si tenemos que salir de casa podemos apagar el aire acondicionado unos minutos antes de salir, porque vamos a estar igualmente a gusto y no vamos a desperdiciar ese “frío residual” cuando no haya nadie en casa. De este modo no desperdiciamos nada de energía ni pagamos una pequeña parte de la factura en balde.
El ahorro es clave y se mide en pequeños detalles. ¿Conoces algún truco más? Compártelo con nosotros en el apartado de comentarios.  

Leave a Comment