5 consejos para ahorrar en un negocio de hostelería

Levantar un negocio no es fácil y no hace falta que ningún gurú lo afirme para darse cuenta de que eso es así. Los tiempos son difíciles; la financiación, a menudo escasa; la clientela sigue mirando bastante su bolsillo y lo que deja escapar de él.

Sin embargo los datos de sectores como el hotelero experimentan mejora, según indica el Instituto Nacional de Estadística. Las pernoctaciones en marzo de 2015 han aumentado un 2’4% con respecto al mismo periodo de 2014, a la vez que la facturación media por habitación ocupada también ha crecido hasta alcanzar los 73’9 euros, representando un aumento anual del 8’2%. Hay algunas buenas perspectivas y el sector de la hostelería muy menudo va ligado a los packs vacacionales. Es por eso que quizás que el viento sople a favor de levantar nuevas velas de lo gastronómico.

Siempre es una aventura, claro, y por eso conviene medir muy bien qué se gasta y qué se reserva para la caja de las contingencias. Por eso a continuación presentamos algunos consejos para ahorrar en hostelería:

  1. Opta por maquinaria de hostelería de segunda mano. Online vas a encontrar cantidad de tiendas de maquinaria especializada para hostelería que ofrecen la mejor calidad y a un precio muy competitivo. Ahorra costes innecesarios y elige los productos que más convengan a tu tipo de negocio. Especialistas como Maquinaria Hostelería BCN te asesoran para que tengas aquello que más se adapta a tus necesidades específicas.
  1. Controla costes, de todo, siempre. No es que tenga que convertirse en una obsesión pero la clave de todo negocio es que sea rentable y para eso tienes que saber lo que sale y lo que entra. Con esos datos podrás saber dónde se malgasta y cómo corregir esa desviación. Al fin y al cabo en un negocio hay que gastar, pero en lo necesario.
  1. Implanta sistemas de comunicación. Ser el jefe de un negocio quiere decir estar al frente de él y ser quien lleva la voz cantante. Pero no te olvides de dar voz a quienes trabajan para tí,  de establecer sistemas de comunicación  (horizontales y verticales) y de programar e incentivar reuniones. Así vas a poder recibir información de muchas más partes y van a llegarte detalles del día a día, de las pequeñas cosas, que quizás te pasen inadvertidas en la gestión general del negocio. Hay mucho en juego en los pequeños detalles y, en un sector como el sector servicios, más. Con ello vas a poder estar mucho más cerca de tus clientes y de lo que quieren y de lo que les falta, y vas a poder reasignar adecuadamente los recursos.
  1. Provisiones, las justas. No quiere decir que compres en pequeñas cantidades. Lógicamente tienes que manejar cierta cantidad de producto para poder hacer frente a la demanda de tu clientela, que puede ser variable. Pero dentro de eso no te entusiasmes y compres lotes grandísimos de producto porque el proveedor te haga precio si no prevees que vayas a usarlo en un periodo razonable de tiempo. La frescura del producto cuenta y gastar en algo que quizás ni gastes no es una buena forma de gestionar los recursos. El producto de temporada, además, en general cuenta con muchos adeptos.
  1. Optimiza las tareas y motiva al equipo. No es lo mismo un “grupo de trabajadores” que un “equipo de trabajadores”. El buen líder de un negocio es capaz de transmitir su visión y sus objetivos al personal que le rodea para que trabajen todos por la misma meta. Un equipo comprometido se empeña de veras en hacer su labor y es importante también que establezcas roles claros y bien diferenciados para que cada individuo del equipo tenga una función clara. Optimizas esfuerzos, ahorras problemas y consigues que tu equipo reme en la misma dirección.

Al fin y al cabo la gestión de un negocio de hostelería no es más (ni menos) que lo que el sentido común indica en la mayoría de lso casos. Pero no te fíes sólo de eso. Fórmate en todos los aspectos y, sobre todo, adquiere mucho compromiso con lo que haces si quieres que el tuyo sea un negocio de éxito. Para empezar, ahorrar costes allá donde no hacen falta es una buena directriz.

Leave a Comment