¿Conoces las escuelas de escorts?

Ser escort madrid no es fácil. Es una actividad profesional apasionante, distinta, con mucha adrenalina y muchos placeres en el camino, pero no cualquiera sirve para la profesión. Eso y la creciente demanda de escorts (masculinos en el caso del Reino Unido, cuya demanda se ha triplicado en los últimos cinco años) hacen que surjan iniciativas de formación, escuelas de escorts, para que las nuevas profesiones sepan todo lo que deben saber sobre el oficio de escort.

Estas escuelas se centran en tres campos, principalmente:

  • Prácticas sexuales
  • Prácticas de salud
  • Gestión del negocio

 

Cómo ser escort: las técnicas

Todos los que tienen sexo saben que es un mundo delicioso pero no exento de cierta técnica. Como se suele decir, la práctica hace al maestro y para ser escort no es diferente. Aunque en las escuelas de escorts pueden acelerar un poco el proceso. Este tipo de escuelas —con presencia en ciudades como Los Angeles— enseñan al alumnado los secretos del fist-fucking o del anal, prácticas que deben hacerse bien para obtener el máximo placer. También se habla de bondage, de anal… El área es muy extensa.

Algo especialmente interesante es que no sólo se enseñan posturas y procedimientos del sexo en sí, sino que además se habla sobre aspectos emocionales y sociales. Sobre cómo la clientela quiere ser tratada, sobre cómo el o la escort deben manejar sus sensaciones…

 

La salud, primordial

Es vital que cada nueva/o escort conozcan al detalle qué prácticas conllevan riesgos y cómo eliminarlos de la ecuación. En las escuelas de escorts enseñan todos los medios profilácticos que hacen del sexo una cosa solamente divertida, nada peligrosa. Por supuesto aparte del riesgo de las ETS hay otras prácticas que llevan otros riesgos aparejados. Como el bondage, como la asfixia simulada… Hay que conocer los códigos de seguridad, cómo hacer las ligaduras, cómo saber cuándo debe detenerse una práctica por la salud de las personas implicadas.

 

Un/a escort, un negocio

Aparte de los placeres de la profesión hay un ingrediente económico en ser escort, claro. Y es importante que cada escort sepa manejar sus cuentas, qué aspectos debe tener en cuenta para aceptar clientes o cómo publicitar sus servicios. También es interesante labrarse una buena reputación que trabaje a favor de la marca. En este caso cada escort (femenina y masculino) es su propia marca, pero la cuestión no es diferente al branding 2.0 que pueda hacer un profesional de la telefonía, por ejemplo. Se trata de ser visibles, de ser reconocidos en el campo, y que eso redunde en mayores beneficios. También hay escorts que optan por prestar sus servicios vinculadas a agencias de escorts, que hacen por ellas el trabajo de filtrar los clientes y que les facilitan las instalaciones en la gran mayoría de los casos.

Así es que para ser escort madrid hay muchos factores que entran en juego. ¿Los conocías ya? ¿Te ha sorprendido el artículo? Compártelo en redes sociales. 😉

Leave a Comment