Consumo de cannabis y adictos: algunos datos

Durante los años 70, la marihuana o el cannabis eran muy populares. Dado que el cannabis es una hierba natural, la gente creía que no podía plantear ningún mal efecto en su salud, y se sembraban semillas de marihuana sin control.

Las personas que fuman cannabis exhiben diferentes efectos fisiológicos y de comportamiento. La mayoría se siente somnolienta pero generalmente feliz, lo que hace de esta hierba un favorito entre los adolescentes. Pero, por supuesto, cualquier cosa que se consume en grandes cantidades no es buena. Dado que hay evidencias de abuso de cannabis, muchos países han considerado la hierba ilegal.

La adicción al cannabis, como cualquier otra adicción, causa cambios en el comportamiento de una persona. La mayoría de las personas que se vuelven adictas suelen tener previamente problemas de depresión y baja autoestima. Al fumar cannabis, se sienten más desinhibidos y sus estados de ánimo también se mejora. Debido a los maravillosos sentimientos asociados con el consumo de cannabis, comienzan a fumar en exceso.

Cuando los efectos de la hierba desaparecen, la persona experimenta este impulso incontrolable para fumar nuevamente para volver a recuperar el sentimiento perdido.

Tratar la adicción al cannabis, como cualquier otra adicción requiere intervención. En la mayoría de los casos, un miembro de la familia o un amigo cercano sería el que se encargará de la persona a ir a los centros de rehabilitación.

Las personas que han completado el tratamiento en los centros de rehabilitación para la adicción al cannabis son más propensas a la recaída porque su personalidad muestra una debilidad a la sustancia a base de hierbas.

Sin embargo, cada vez son más los países que se suman a la regularización de su consumo, por ejemplo, para fines terapéuticos. De hecho, muchos médicos recomiendan fumar un porro o tomar infusiones de marihuana a pacientes con cáncer y otros tipos de dolencias, como el glaucoma, por ejemplo.

En Ámsterdam, podemos encontrar los conocidos como coffeeshops, donde puedes comprar y consumir este producto, si bien no se puede tomar en la calle.

En España, por su parte, cada vez estamos más cerca de una legalización completa. Habrá que ver qué le depara el futuro al consumo de cannabis.

Leave a Comment