Cumpleaños en un salón de juegos

¿Has celebrado, alguna vez, un cumpleaños en una sala de máquinas recreativas? Puede ser una magnífica opción, ideal para que todos los invitados se diviertan, juntos o por separado. Nadie se sentirá incómodo por una actividad conjunta, ya que podrá separarse e ir a por otra sin problema.

Apto para niños y adultos, si no quieres pasar el día allí, puedes esperar a que el homenajeado sople las velas y, después de esto, sorprenderlo al llevarlo a la sala de juegos a pasar la tarde o parte de la noche de su día especial.

Antes de esto, sin embargo, es recomendable que llames al local y hagas una reserva. Habitualmente, encontrarás varios en las grandes ciudades, por lo que podrás echar un ojo y escoger según su oferta.

Jóvenes y juegos

Hoy en día, hay muchas personas que se sienten preocupadas por el contacto de los más jóvenes con las máquinas recreativas y los videojuegos, por el efecto adictivo que pudiera tener en ellos. Sin embargo, ocurre como en cualquier otro ámbito de ocio (televisión, cine, lectura…): los más responsables no hallarán peligro alguno. Y los demás, tampoco tienen por qué: si se trata de algo que te preocupe, sólo tienes que supervisar su contacto con estas máquinas.

Además, también puedes controlarlo limitando el efectivo con el que cuenten los invitados para usar en las máquinas recreativas. Así, no gastarán más dinero del que deberían. Y, además, le estaremos ayudando a administrar su efectivo.

Tipos de máquinas

Dependiendo del salón que visitéis, encontraréis más o menos variedad y oferta. Por ejemplo, es posible que cuente con tragaperras clásicas, máquinas de baile, de baloncesto, las de juegos de preguntas y respuestas, matamarcianos, pistolas, motos y coches de carreras, tenis, sacos de boxeo, peleas en 2D al estilo Street Fighter… En conclusión, existen muchos modelos de máquinas que ofrecen juegos y servicios muy distintos.

Beneficios de las máquinas recreativas

Lo primero a comentar es que la diversión que aportan estas máquinas es más que evidente. Y en un cumpleaños se busca, precisamente, diversión.

Además, si algunos invitados juegan mientras otros miran, estaremos fomentando el compañerismo, la competición sana y el trabajo en equipo. Por no mencionar que enseñará a los pequeños a saber ganar y perder.

Si a esto le añadimos que vamos a enseñarles a administrar el dinero, ¿qué más le podemos pedir a un divertido rato de cumpleaños?

Leave a Comment