El Plan PIVE mueve ficha para impulsar la renovación de vehículos

Los coches de segunda mano resultan atractivos a diestro y siniestro por sus precios bajos que hacen que podamos optar por gamas mejores, las entregas sean casi inmediatas y además tengan pocos kilómetros, que realmente podemos llamarles ‘coches que se estrenan de nuevo’.

En los primeros 6 meses de este año, las ventas se inclinaban a favor de los vehículos usados frente a los de ocasión por goleada. Pasado el verano, se estimaba que las cifras de los coches nuevos podrían rondar los 700.000 coches al término de 2012 frente a 1.750.000 de usados. No obstante, el Gobierno ha puesto en marcha el plan PIVE de ayudas que al parecer ha hecho más atractivas las compras de un coche nuevo frente a uno de segunda mano.

Además, hay que añadir que al Plan PIVE, muchas marcas han ofertado una serie de ayudas ‘extra’ para que la duda quede zanjada a favor de estrenar un coche. En este punto podemos ver que entre ocasión y nuevos existe una rivalidad efervescente aunque siempre es más favorable que el mercado nuevo funcione por encima del de ocasión (si se matriculan más coches, el mercado de ocasión se recicla también).

No obstante, en la actualidad apostar por un coche usado envejece el parque automovilístico con los riesgos que supone (sufrir estafas, comprometer la seguridad, contaminar más, menor eficiencia etc…). Haciendo una pequeña reflexión del asunto, se concluye que la situación económica, tanto general como particular, está influyendo en las decisiones de consumo de las personas que deciden no gastar más allá de lo necesario en un nuevo automóvil.

Además, aunque los coches nuevos tengan ventajas añadidas, en estos tiempos un factor determinante de compra es el presupuesto y la calidad/precio. Por ello, el Gobierno ha hecho un buen movimiento con el Plan PIVE, que garantiza el beneficio de la duda en la mente de más de un consumidor. También garantiza el achatarramiento de coches (es necesario entregar un vehículo usado con ciertas características para poder acogerse) y de esa forma renovar el parque, reducir el consumo y las emisiones y colateralmente renovar el sector de usados.

La lista de los más vendidos en España suele estar plagada por coches del segmento B y C (utilitarios y compactos) lo que se traduce en buenas noticias para acogerse al Plan PIVE (muchos coches de estas categorías pueden acogerse), los compradores y el mercado de usados que en un futuro acogerá a los que se matriculen hoy.

 

Leave a Comment