Cómo funciona un cigarro electrónico

También recibe el nombre de e-cigarrillo. Fue inventado en China y comercializado en los Estados Unidos en el año 2007.

El cigarro electrónico es un dispositivo que debe su funcionamiento al uso de baterías y que se encarga de suministrar nicotina, sabor y diversas sustancias químicas en forma de aerosol. Estos aerosoles son inhalados por parte del usuario, como sucedía con un cigarrillo normal.

Pero este tipo de dispositivos no queman tabaco; en lugar de ello, se cargan con una solución que contiene nicotina y productos químicos que simulan los efectos del tabaco clásico en el sistema del fumador. Entonces, se calienta, da lugar al vapor, y así es inhalado.

Dicha solución está formada a partir de nicotina, glicerol y propilenglicol. Estas sustancias hacen las funciones de humidificadores y disolventes, así como agentes aromatizantes y otro tipo de sustancias químicas; por ejemplo, aldehídos, fenoles y metales.

Regulación de la cantidad de nicotina

La cantidad de nicotina incluida en el cigarro electrónico depende del cartucho de solución que se emplee. También se pueden encontrar en el mercado soluciones libres de nicotina que están, simplemente, aromatizadas. Estos se suelen usar por parte de personas que no quieren consumir nicotina, pero buscan la experiencia sensorial que ofrece el consumo de tabaco como hábito social y relajante.

Ventajas de fumar cigarros electrónicos

El beneficio principal que presentan los e-cigarrillos es que pueden contribuir a que los fumadores reduzcan la cantidad de nicotina consumida paulatinamente, hasta dejar de fumar.

Se han llevado a cabo numerosas encuestas acerca del consumo del tabaco y sobre cómo los usuarios perciben el cigarrillo electrónico desde que se popularizó y se comenzó a comercializar. En una encuesta realizada el año 2010 en Internet, los usuarios escogieron el motivo principal por el que se habían pasado al vapeo. La mayor parte aseguró que percibía esta práctica como menos nociva que el consumo de tabaco tradicional. Asimismo, muchos otros lo tomaban como una alternativa para éste, como transición para dejar de fumar.

En resumen: el cigarrillo electrónico es capaz de ayudar al fumador a hacer frente a los síntomas de abstinencia cuando se ha decidido dejar de fumar. Esta es su principal ventaja. Sin embargo, también es una opción que resulta más económica a medio y largo plazo y, además, cuenta con una variedad de formatos que se ajusta perfectamente a los diversos tipos de fumadores: desde los que quieren dejar de fumar hasta los que, simplemente, buscan una nueva experiencia o reducir el consumo de nicotina.

Leave a Comment