Historia de la mochila

Todos hemos llevado mochila en alguna ocasión. Mochilas escolares, de montaña, otras más elegantes para vestir bien, para salir a dar un paseo… Pero ¿sabes desde cuándo se hace uso de las mochilas en la sociedad como algo habitual?

Origen de la mochila

Lo cierto es que la época de la humanidad que vio nacer la mochila fue la Prehistoria. El ser humano tenía como necesidad transportar sus enseres en la espalda y, aunque no se trataba de un artículo tan sofisticado como es ahora, se empezaron a fabricar los primeros modelos rústicos. Además, fue evolucionando según era necesario transportar más cantidad y objetos más pesados.

Con el deporte

A modo de deporte, el alpinismo ha sido un gran impulsor de la mochila, y ha llevado a su desarrollo técnico en diseño y materiales. Hoy en día, de hecho, encontramos mochilas que se ajustan a cualquier necesidad: senderismo, viajes, para ciclistas, para skaters, para surferos, mochilas escolares… Así que el desarrollo vivido por la mochila es más que evidente.

Materiales

Hoy en día, el material más usado para la fabricación de mochilas es la cordura, un derivado de la poliamida. Éste goza de una buena relación entre peso y resistencia al desgarro y la abrasión. Además, se logra la impermeabilidad gracias a un acabado con revestimiento, resinado o inducido.

En cuanto a grosores, los más recomendados por los expertos van de los 500 a los 1.000 deniers.

Calidad

No podemos juzgar un libro por su portada. De igual modo, tampoco podemos estar seguros de la calidad de una mochila por su aspecto. Al fin y al cabo, hay que tener en cuenta muchos otros factores, como los materiales que se han utilizado, los métodos de construcción, el cuidado que se haya puesto en su fabricación, el control de calidad que haya pasado… entre muchos otros.

Debemos tener en cuenta, a la hora de escoger nuestra mochila, sea para la finalidad que sea, que debe distribuir el peso a lo largo de los hombros, espalda y caderas de manera equitativa y eficaz.

A la hora de escoger tu mochila, ¿qué factores tienes en cuenta? ¿Sueles acertar? ¿Prefieres una marca reconocida, o te fías más de una marca blanca? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Leave a Comment