La importancia de una buena sonrisa

Es bien sabido para todos que es importante mantener una buena salud bucal y dental para nuestro bienestar, pero no nos conformamos sólo con una buena salud, también queremos una sonrisa que esté acorde con los estándares de belleza.

Según cuentan los especialistas de ortodoncia Damon, los pacientes que acuden buscan algo más que solamente la estética. Buscan la sonrisa perfecta para subir su autoestima y que les permita mostrar toda su felicidad.

Por suerte para todos, son muchos los avances que se han producido en este campo para poder lograr la tan deseada sonrisa.  Hoy en día disponemos de grandes blanqueamientos o de carillas de cerámica pero, sin embargo, no hay que olvidar que estos tratamientos sólo se realizan en casos muy concretos, hay problemas que necesitan algo más, como la ortodoncia, que tiene un papel clave.

 

¿Por qué es clave la ortodoncia?

Pues bien, la ortodoncia es la rama de la odontología que se ocupa de corregir la posición de las piezas dentales, consiguiendo que estén de una forma armónica, funcional a la vez que estética.

Las personas que no están satisfechas con su sonrisa se acomplejan mucho, llegando incluso a obsesionarse. Un adulto o un niño que siente que sus dientes no están bien puestos o que están fuera de la armonía establecida, puede desarrollar un complejo en su apariencia. Estas personas normalmente se tapan la boca al reír o inclusa al hablar.

Una dentadura atractiva posee un valor socio cultural. Una sonrisa seductora tiene un impacto de admiración hacia las otras personas según varios estudios, por el contrario, una sonría fea puede incluso ser sinónimo de rechazo. De hecho, exagerado por la publicidad y la televisión, una dentadura integrada y bien alineada es sinónimo de salud dental, nunca veremos dientes separados o apiñados en un anuncio.

Vivimos en una sociedad donde el físico tiene más importancia que nunca, la dentadura alcanza valores de juventud, atractivo sexual y de éxito socioeconómico.

Hoy en día, la mayoría de clientes que acuden a clínicas ortodoncistas vienen preocupados más por los motivos estéticos que funcionales. Así pues, la ortodoncia es una forma de aumentar la autoestima mejorando la apariencia de la persona mientras se mejora también la salud bucal.

De hecho, en muchos pacientes se observa un crecimiento de su autoestima incluso antes de terminar el tratamiento, sólo con la idea de cómo quedará su sonrisa. Al mejorar la autoestima también mejora la calidad de vida. Nuestra cara es nuestra carta de presentación, es la primera impresión visual, la principal razón por lo que las personas nos sometemos a estos tratamientos.

 

Leave a Comment