Cómo es la operación de párpado

Someterse a una blefaroplastia puede resultar una inversión no esperada, pero lo cierto es que se trata de una solución perfecta al problema de las bolsas y los párpados que nos afean y hacen que nuestro rostro se vea envejecido. Cada vez, más personas buscan hacerse una blefaroplastia en Madrid y otras grandes ciudades, precisamente, por este motivo.

La blefaroplastia es una técnica quirúrgica que se basa en la eliminación de exceso de piel, y se puede aplicar a los párpados superiores, los inferiores, o bien, a ambos. Además, se trata de un tipo de intervención ambulatoria, en la que el paciente está despierto y puede marcharse a casa pocas horas después de haberla realizado.

Técnicas que se utilizan

En la operación de párpados, se suele emplear una anestesia local, sedación intravenosa o un antifaz frío, refrigerado con anterioridad a la intervención.

El objetivo de la blefaroplastia, especialmente, del párpado superior, es acabar con la piel sobrante de la zona y extraer las bolsas de grasa que pueda haber en ella. Para esta cirugía, se realizan incisiones que se marcan previamente, y que se ocultan en los pliegues naturales del párpado. Mediante esta técnica, se acaba con la grasa y con el exceso de piel. Y cualquier mínima cicatriz que pueda quedar, se oculta en los pliegues naturales.

En la cirugía de los párpados inferiores, se hace una incisión justo debajo de la línea en la que se encuentran las pestañas inferiores, lo que permita eliminar el exceso de piel y de grasa.

Dependiendo de cómo se encuentre la zona y de la consideración del médico especialista, también se puede realizar la blefaroplastia por vía interna, lo que se conoce como técnica transconjuntival. Así, se elimina la grasa a través de la mucosa interna del párpado. De este modo, no es necesario realizar suturas, y el tejido cicatriza perfectamente por sí solo.

Sin embargo, esta técnica no permite retirar el exceso de piel, por lo que se suele emplear en personas de menos de 45 años, que probablemente no necesiten extraerla.

Recuperación

La recuperación de una blefaroplastia es muy sencilla y consiste, básicamente, en dormir y descansar con la cabeza en alto, usar compresas frías y realizar reposo.

Leave a Comment