Principios de la gestión de almacenes

Cualquier empresa de transporte de mercancías debe tener claros los principios del almacén. El manejo y almacenamiento de productos y materiales diversos es algo de suma responsabilidad, ya que el cliente lo ve como algo que eleva el coste del producto sin agregarle valor. Por ello, las mencionadas empresas deben regirse por los mencionados principios del almacén:

  • La custodia de los materiales debe estar bajo la responsabilidad final de una sola persona en cada gestión de almacenes.
  • El personal de cada almacén debe estar asignado a funciones de recepción, almacenamiento, revisión, registro, despacho y ayuda en el control de inventarios de manera especializada.
  • Sólo debe haber una puerta al almacén o, como mucho, una de entrada y otra de salida. Y deben tener los pertinentes controles.
  • Se debe llevar al día un registro de todas las entradas y salidas.
  • Hay que informar a control de inventarios y contabilidad sobre todos los movimientos del almacén, la programación y el control de la producción sobre las existencias.
  • Las operaciones de entrada o salida del almacén contarán con documentación autorizada por los sistemas existentes en la gestión de almacenes.
  • Cada producto debe tener asignada una identificación, que debe ser unificada por el nombre común y conocido de compras, control de inventario y producción.
  • Dicha codificación debe estar codificada.
  • Cada material debe estar ubicado según su clasificación e identificación para facilitar su localización.
  • Los materiales deberán ser fácilmente ubicables.
  • La disposición del almacén facilitará el control de los materiales.
  • Los inventarios físicos deben realizarlos personal ajeno al almacén.
  • La entrada al almacén estará prohibida a personas que no estén asignada a él. Asimismo, quedará restringida al personal autorizado por la gerencia o el departamento de control de inventarios.
  • El área que ocupen los pasillos respecto de la del total del almacenamiento per se debe ser tan pequeña como permitan las condiciones de la operación.
  • Se debe garantizar una disposición flexible del almacén que posibilite realizar modificaciones con una mínima inversión.

Siguiendo estos principios, la gestión de almacenes quedará facilitada en la medida de lo posible. De no seguirlos, podría convertirse en un auténtico caos para la empresa de transporte de mercancías.

Leave a Comment