Qué debemos reclamar tras un accidente de tráfico

A menudo, muchas personas ignoran qué reclamar o si les corresponde una indemnización de accidentes de tráfico después de haber sufrido uno. Cuando esto ocurre, lo ideal es acudir a un abogado especializado. Si no conocemos a ninguno en concreto, podemos buscar en Internet “indemnización de accidentes de tráfico”, o bien, “abogados de accidentes de tráfico”, seguido del nombre de tu ciudad, y empezar a hacer una selección de los que te generen mayor confianza a simple vista.

A continuación, te explicaremos qué derechos tienes y qué puedes reclamar en estos casos, así como los dos grandes grupos que engloban los tipos de daños.

Daños materiales al vehículo

No sólo hacen referencia al estado del propio vehículo, sino, además, a los objetos que estaban siendo transportados en su interior. Tenemos un plazo de 7 días para informar a la aseguradora cobre esto.

La aseguradora, entonces, enviará a un perito para que realice una valoración de los daños y determine si corresponden con los declarados en el parte del accidente.

Si somos los dueños del vehículo, tenemos derecho a exigir la reparación de los daños. También podemos, además, exigir a la aseguradora que nos pague un vehículo de alquiler mientras el nuestro se encuentra en reparaciones. Este es uno de los motivos principales por los que debemos conservar todas las facturas.

Daños personales

Este caso es, como podrás imaginar, especialmente peliagudo. Hay que reclamar una indemnización cuando sufrimos daños personales, bien seamos conductores, pasajeros o, también, peatones.

La cuantía de la indemnización se fijará en función de unas reglas adaptadas a las circunstancias, al alcance y a la repercusión que hayan tenido o que puedan tener estos daños.

Cuando se valora la cantidad de la indemnización de accidentes de tráfico, también se tiene en consideración si se han ocasionado lesiones permanentes o incapacidad temporal, así como el tiempo de baja, la gravedad de la lesión, las heridas y, por supuesto, las posibles secuelas.

Además, la situación de cada persona y la repercusión que estos daños puedan tener en su vida también es algo que puede variar la cantidad de la indemnización. Es decir, si pierde una mano y la necesita especialmente para su trabajo, se tendrá en cuenta.

¿Crees que se trata de un asunto muy complicado? En ese caso, te recomendamos que acudas a un abogado especializado que pueda recomendarte y aconsejarte en persona sobre lo que debes hacer.

Leave a Comment