Qué tan importante es el inglés para conseguir trabajo

La formación no termina con la carrera o con un máster o posgrado; al parecer, encontrar un puesto de trabajo suele requerir contar con idiomas. Y ni siquiera estamos hablando de un buen puesto de trabajo. Por lo que cada vez hay más estudiantes que, antes de dar su carrera académica por finalizada, se deciden a realizar cursos de inglés en el extranjero.

Según un reciente informe de Adecco, el 33’4% de las ofertas de trabajo que se realizan en España solicitan que los candidatos hablen varias lenguas, mientras que el porcentaje sube al 51’7% en el caso de los puestos directivos.

El inglés es la lengua más demandada, con una presencia del 90%, seguido muy de lejos por el francés (7’2%), el alemán (7’1%), el portugués (1’3%) y el italiano (0’8%).

Sin embargo, dominar un segundo idioma sigue siendo la asignatura pendiente en España. El 44% de los encuestados ha reconocido que su nivel de inglés es “bajo” o “muy bajo”, mientras que sólo el 22% asegura que sus conocimientos son “altos” o “muy altos”.

Los profesores y expertos aseguran que aprender inglés es como una carrera de fondo, que no existen recetas mágicas. Las reuniones de clubs para conversar en inglés, ver televisión en versión original, contactar con otras personas por Internet, leer libros en inglés… Todas estas posibilidades nos ayudan a aprender y mejorar el idioma.

Además, comprender un idioma extranjero te enriquece como persona. Por ejemplo, alguien que sólo sabe hablar una lengua no comprende lo gratificante que resulta entender una broma en otro idioma, especialmente, cuando se trata de algo que no se puede traducir literalmente. Es decir, de otra manera, que aprender idiomas es una forma de ganar cultura, de comprender un poco más el mundo en el que vivimos.

Sin embargo, diversas empresas sólo quieren ver en el currículo de los aspirantes al puesto de trabajo que ofrecen títulos oficiales que acrediten el nivel que aseguran tener. Por ejemplo, para poder poner “bilingüe” en el currículo, la meta es alcanzar el C2, el más avanzado, del Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCER). Por lo que no te decimos que aspires a este nivel, pero, tal vez, sí deberías plantearte realizar un examen oficial que acredite tu nivel.

Leave a Comment