Tu salón, tu personalidad

Las modas en lo referente a decoración van y vienen, y si bien son siempre una excelente fuente de inspiración a la hora de tomar ideas y moldearlas a nuestro gusto, tampoco deberíamos ser víctimas de la moda y caer en la despersonalización.

No nos olvidemos nunca de que el eje a la hora de tomar ideas de decoración para el salón debemos ser nosotros mismos, en especial nuestra personalidad como prisma principal en el que reflejar cada detalle.

Tu salon,tu personalidad

Existen infinitud de estilos a la hora de decorar el salón o de combinar los salones, comedores o salas de estar, siendo estas las principales estancias en toda vivienda por su uso más habitual y lugar de descanso preferido durante el día. Algunos se dejarán querer por una decoración zen, otros prefieren el minimalismo y la practicidad, otros son más clásicos, más barrocos, más oscuros, más alegres…

Si nos fijamos, cada tipo de decoración responde a un perfil concreto de persona y, analizando rincón a rincón los salones de nuestros círculos más cercanos entenderemos el porqué de muchas de sus intimidades.

Es por ello que no debemos ser víctimas de una moda pasajera ya que seguramente algunos de los elementos del salón marquen los colores de otros. Si elegimos unas paredes grises buscaremos unos muebles, sofá y demás elementos decorativos que encajen cromáticamente. Ahora bien, si el gris que escogimos para pintar las paredes fue consecuencia de un programa de la televisión o el salón que vimos en alguna revista y, en algún momento lo aborrecemos porque no acompaña nuestro estado anímico habitual, en tal caso seguramente habremos escogido mal los muebles y el resto de elementos decorativos.

Si eres una persona calmada o excesivamente despistada, busca con un color más vibrante que active tu mente y no propicie que se acrecienten negativamente los factores más volubles de tu personalidad. Mientras que si eres alguien nervioso rehúye de colores como el rojo para darle el toque de contraste a tu salón, y piérdete en las gamas más tranquilas y estables para compensar así la constante actividad de tu cuerpo.

Como vemos, decorar un salón es un paso importante en muchos hogares, pero además de pensar que acabe siendo bonito y mantenga una armonía, debemos pensar en que no altere la nuestra propia o de la familia.

Leave a Comment